Blog de la Clínica Fusion Health.

Tradición e innovación unidas por su Salud.

Emociones y músculos

EmocionesEl estado emocional del ser humano tiene una relación estrecha con el sistema musculoesquelético. De ahí que somaticemos y generemos una patología externa debido a un problema interno. Un claro ejemplo y que la gran mayoría ha sufrido alguna vez es el dolor que aparece a nivel cervical debido al estrés, ya sea por el trabajo o por alguna otra situación de la vida que lo genere.

Para entender cómo afecta el estrés a los músculos, nos tenemos que remontar a la época en que el ser humano vivía de la caza y tenía depredadores. Una situación de estrés, como por ejemplo, estar expuestos en el campo abierto a posibles depredadores, genera una respuesta a nivel muscular de tensión previa para salir corriendo si detectábamos peligro. Hoy en día la respuesta a nivel cerebral es la misma si tenemos estrés, pero el estrés está provocado por otras circunstancias que pueden alargarse en el tiempo, por tanto, esa situación de tensión existirá todo lo que dure la situación que genera estrés provocando así patología a nivel muscular.

Otra relación existente entre las emociones y el cuerpo es tu estado de ánimo, el cual afecta a la postura global del cuerpo. Por ejemplo, si nos encontramos deprimidos o tristes tendemos a adoptar una postura de flexión del tronco y cabeza, y rotación interna de los hombros, la postura que conocemos coloquialmente como ir con la cabeza agachada. Por el contrario, si estamos felices el patrón postural es totalmente contrario, más erguido, posición normal del ser humano por la bipedestación que hemos desarrollado debido a la evolución.

Debido a estos cambios posturales se generan cambios a nivel muscular y del tejido conectivo. Ciertos músculos adoptarán una posición de acortamiento y otros de estiramiento, lo cual provocará un efecto negativo ante el rendimiento deportivo al aparecer descompensaciones entre los grupos musculares.

Estos son algunos ejemplos occidentales de cómo el estado emocional afecta a la musculatura. Cambiemos ahora a la concepción que tienen en el lejano oriente sobre esta relación.

Según la Medicina Tradicional China el encargado del control de las emociones es el Hígado (cuando hablamos en Medicina China de un órgano no nos referimos al órgano físico que conocemos en occidente, sino a una serie de funciones). El Hígado es el encargado de almacenar la sangre, de mantener el libre fluir de la sangre y el Qi (energía) por el organismo y es el encargado de la elasticidad muscular.

Cuando una emoción es excesiva y se prolonga en el tiempo afecta al Hígado, generando un bloqueo del Qi de Hígado. Este bloqueo generará calor interno el cual poco a poco consumirá los líquidos (entre ellos la sangre) y producirá una disfunción en la acción del Hígado, por lo que se verá mermado en la ejecución de sus funciones. Esto provocará que no se almacene sangre suficiente para hidratar la musculatura, no llegará suficiente sangre y Qi a los músculos, por tanto la elasticidad muscular será mucho menor. Al disminuir la elasticidad el músculo será más propenso a lesionarse, ya sea por una rotura fibrilar o bien desarrollando puntos gatillo (contracturas).

Esta disfunción que acabo de explicar del Hígado, no solo afecta a los músculos sino a todo el organismo ya que sus funciones son generales para todo el cuerpo, como por ejemplo el libre fluir de la sangre y el Qi.

Los síntomas que podemos encontrarnos son acortamiento muscular, dolor o restricciones en la movilidad. Lo que más define que el problema tenga un origen emocional es su aparición sin una causa aparente o súbita ante un movimiento que no tiene por qué lesionar a la musculatura si ésta se encuentra en un estado saludable.

Espero que con estas palabras entendáis que para tener un buen estado de salud lo primero es tener un buen estado mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>